Home Columnas #Educación – Nos toca a nosotr@s

#Educación – Nos toca a nosotr@s

212
0

Hace unos días se confirmó que el nuevo presidente de Chile será Gabriel Boric, luego de haber derrotado en segunda vuelta al candidato de la derecha, José Antonio Kast. Varios países vecinos ya despertaron y acudieron masivamente a las urnas para votar por el cambio, ahora nos toca a nosotr@s.

Además de su corta edad (35 años), Boric se ha caracterizado por acompañar grandes manifestaciones y movimientos desde su época universitaria en pro de mejoras educativas y de un cambio pleno a nivel nacional. Fue parte del estallido social del 2019, época en la que había sido reelecto como diputado, y hoy, 2 años después, fue escogido como presidente de Chile, el más joven de su historia.

Gabriel Boric representa, a través de sus propuestas, alianzas y promesas, el cambio que tanto reclama Chile, la oposición al legado de Pinochet y a los grupos políticos tradicionales.

Hace unos meses Castillo fue elegido como presidente de Perú, evitando que se repitiera otra catástrofe política en este país vecino si la temible hija de Fujimori se hubiese quedado con el poder. Otro rechazo popular contundente hacia los políticos corruptos y rancios que solo han dejado desastres a su paso.

El próximo año es nuestro turno, debemos empezar por salir a votar masivamente, de su voto y del mío depende el futuro de nuestro país, de nuestras familias, de nosotr@s mism@s. Luego, debemos preocuparnos por votar a consciencia, no dejar seducir nuestro voto por el billete de $50.000, el tamal o el bulto de cemento que nos ofrecen. Después, debemos tener claro cuál de los candidatos representa un cambio real para nuestro país; a pesar de que la contienda electoral sigue difusa, yo sigo teniendo claro que ese alguien se llama Gustavo Petro y que la bancada del Pacto Histórico es la que tendríamos que escoger para tener un congreso decente y que legisle en pro de la gente de a pie. Finalmente, hay que velar por que no nos vuelvan a robar las elecciones, porque, sí, les recuerdo que, en el 2018, por ejemplo, Gustavo Petro fue elegido presidente de esta nación, solo que los votos comprados por el uribismo y por el “Ñeñe” Hernández se encargaron de evitar su llegada a la presidencia. El próximo año no se puede volver a repetir esto.

Varios de nuestros países vecinos han escogido botar la política tradicional y votar por un cambio sólido para sus territorios. No nos podemos quedar atrás, no podemos seguir permitiendo que los mismos de siempre sigan robándonos, haciéndonos morir de hambre, teniéndonos hundid@s en la miseria, quitándonos oportunidades de progreso y riéndose en nuestras caras: ¡YA NO MÁS! No más Uribe y los suyos, no más camaleones oportunistas que se unen a quien sea, menos a quienes realmente representan un cambio, solo para preservar sus privilegios: no más Fajardos ni Alejandros Gavirias. El 2022 será el año en el que el pueblo retomará el poder a través de la democracia y será el año que marcará el fin del uribismo y todo lo que esté relacionado con esta doctrina tan despreciable. Pero eso depende de usted y de mí, de su voto y del mío.