Home Columnas #Columna – La Colombia de Duque y Carrasquilla

#Columna – La Colombia de Duque y Carrasquilla

110
0

Me encantaría vivir en la Colombia que imaginan Duque y Carrasquilla: un país tan avanzado, potente y tan pudiente en economía que una reforma tributaria no quita ni pone. Lo cierto es que la realidad es otra: somos un país pobre por la ineficiencia de sus mandatarios.

Érase una vez una Colombia salida del tercer mundo…

Donde no existe pobreza, solo clase media y alta; donde la comida es tan barata que el panal de 12 huevos vale $1.800 pesos y $160.000 pesos de un beneficio económico alcanzan para una familia de 4.

En el que el salario mínimo es de $908.526 pesos pero mágicamente se convierten en un millón y cubre todas las necesidades básicas. Un panadero gana $2millones de pesos, un profesional gana más de $3 y un magíster o doctor gana $10 o más; incluso el independiente tiene grandes ingresos, una buena seguridad social y le alcanza el dinero para cotizar pensión.

El joven apenas se gradúa consigue empleo fácilmente y la tasa de desempleo es baja. Nadie necesita 2 empleos.

Un país tan ordenado y sobrante en sus recursos que no le falta nada a la salud ni a la educación, por lo que invierten más en “seguridad” y milicia por si las moscas.

Y en ciencia y tecnología somos magnates, desde que Netflix puso una oficina en la capital todas las grandes empresas quieren venirse para acá. Literalmente somos la Silycon Valley de Latinoamérica.

Una nación utópica, la envidia del continente, no fue mentira cuando nos consideraron: “el país más feliz del mundo”.

Esta es la Colombia que consideran real el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla y el presidente Iván Duque, es la Colombia en la que yo quisiera vivir.

Aunque, probablemente nuestros mandatarios necesiten ir a terapia: están confundiendo su imaginación con la realidad, hablan desde su privilegio y no desde la necesidad de 50 millones de habitantes.

La realidad en la que basan el cuento

Colombia está lejos de ser primer mundo.

De hecho, sobra decir con la pandemia todas las crisis que ha tenido Colombia desde hace varios años incrementaron al doble o triple dependiendo del departamento.

La comida es muy costosa, hay familias que deben sacrificar productos para poder comprar otros; por lo que es descarado y cínico pensar que el salario mínimo actual es suficiente, es mísero y humillante.

Para cualquier empresa en Colombia mientras menos puedan pagar, mejor, por lo que cualquier empleo se vuelve desagradecido comparado con todo el tiempo que uno sacrifica.

No sabemos qué es peor: ser un joven o un adulto desempleado, porque para ninguno de los 2 hay mucha oportunidad.

Quizá la teoría de que no se entrega suficiente presupuesto a la educación y a la salud, porque así evitan la sensatez e inteligencia de la nación para votar bien, se torna más firme a medida que transcurre este gobierno. Es que ya no les da pena ser obvios, nos quieren brutos.

Podríamos quedarnos desmintiendo detalle por detalle la utopía de Duque y Carrasquilla durante largo rato, pero es más importante salir a las calles y votar muy bien en el 2022.

Si esta realidad le enfurece y lo agota tanto como yo, el miércoles 28 de abril manifiéstese por el bien de su vida, sus cercanos y su país.

A parar para avanzar. #28A