Home Columnas #CandidatoPresidencial – Gustavo Petro: Entre líneas, más de lo mismo

#CandidatoPresidencial – Gustavo Petro: Entre líneas, más de lo mismo

422
0

Gustavo Petro nace en 1960, en Ciénaga de Oro, Córdoba, y de niño fue llevado a vivir a Zipaquirá. Entró a estudiar en el colegio La Salle, que en ese entonces era comandado por curas franquistas que odiaban el socialismo, donde leería los prohibidos libros de Gabo, Marx, Engels y Lenin en clase. Desde pequeño empezó ese talante izquierdista, amante por el proletariado y soberbio con los oligarcas.

En 1967, al ver a su padre llorar por la muerte de ‘El Che’ Guevara, y al conmocionarse al por la muerte del presidente chileno, Salvador Allende, hicieron que se comprometiera con “luchar contra la <oligarquía> que, según él, se enriqueció a costa de los pobres excluidos de las decisiones, la riqueza y el progreso” según el portal web Reuters.

Entró becado a la Universidad Externado. Según La Silla Vacía, en Zipaquirá “Con 500 de ellos (pobres) planeó la toma de un terreno”, allí quiso, junto a algunos simpatizantes protegerlo y levantar el barrio que hoy existe.

Allí, admirando al M-19, Petro se aliaría con el alias de ‘Aureliano’, en conmemoración a su escritor favorito, Gabriel García Márquez, pero no combatió; sin embargo, fue detenido por la Policía en 1985 por posesión de armas, donde pagaría 18 meses de cárcel, y donde fue torturado por los militares. Según Reuters, “el pasado violento del grupo rebelde se ha convertido en un fantasma con el que carga a cuestas y es usado por sus opositores para atacarlo”.

Por eso, el principal obstáculo de Petro ha sido que para los uribistas, si llega a la presidencia, “se empeñará en (…) la destrucción de las instituciones como primer acto y su perpetuación en el poder como corolario” según la Universidad de Antioquia. Quizás el uribismo tiene miedo de que un izquierdista sea el primer presidente de Colombia alejado de la gran familia que, desde el nacimiento de la República, han gobernado a este país.

Panorama político en su polémica Alcaldía de Bogotá:
En 2012 fue destituido como Alcalde Mayor de Bogotá, e inhabilitado por 15 años de la política por la recolección de basuras que tiene su génesis “cuando decidió devolverle la responsabilidad de la recolección de basura al sector público en detrimento de los operadores privados. (…) los desperdicios se acumularon en las calles bogotanas” según el portal web BBC. Quien dio la orden fue Alejandro Ordóñez, con el argumento de “darle la responsabilidad del nuevo esquema a entidades sin la experiencia necesaria; (…) limitar la implementación del servicio a entidades del Distrito, violando así el principio de la libre competencia; (…) y autorizar la utilización temporal de camiones para recoger los residuos en la ciudad, violando así ‘disposiciones constitucionales y legales referentes a la protección del medio ambiente’.” Según BBC.

Según Las 2 Orillas, “este nuevo esquema (de recolección de basuras) permitió que la gente dejara de pagar en sus facturas de aseo $37.505 millones solo durante el 2013. Sacarle esta plata del bolsillo de los cuatro privados que monopolizaban el negocio de las basuras (…) fue la falta grave”.

Sin embargo, Petro fue al Consejo de Estado, quien en cabeza del magistrado César Palomino se generó la ponencia que terminaría con un fallo a favor suyo, bajo el argumento de que un “ente administrativo no puede sacar de su cargo a una persona que fue elegida popularmente”, según la Revista Semana.

Pero hay gestiones que algunxs bogotanxs destacan. Entre esos están la ampliación de la cobertura en servicios públicos; Aumentó el presupuesto de la educación, y el PIB aumentó un 5,4%, la inflación disminuyó al 2,4% y el índice de desempleo disminuyó 0,7%. También, en su gestión defendió a los animales, cambiando el sentido de la Plaza la Santamaría, donde ya no se hacían corridas de toros sino eventos culturales; además, cambió los vehículos de tracción. Y generó “un plan piloto de 50 taxis eléctricos, 1200 buses articulados de las fases I y II de TransMilenio, así como la implementación del sistema de buses híbridos de tecnología Euro en 890 buses azules o zonales, y la operación de 200 buses híbridos y padrones en el corredor verde de la carrera séptima hacia el norte” según Publimetro.

Pero para la mayoría de bogotanxs él hizo todo mal. “La verdad es que Petro hizo lo que un alcalde responsable debía hacer: gobernar para los que menos tienen, para los olvidados, los que no interesan, los que ni siquiera votan porque ni tienen cédula, los que le sobran a esta sociedad” según Las 2 Orillas.

Petro y sus extrañas alianzas corruptas ¿Se vendió o no?
Gustavo Petro se las ingenia para evitar a los maleantes en su campaña, y se excusa en sólo aceptar a quienes están lejos de la corrupción; sin embargo, se ha unido con miembros directos de jugaditas ‘sucias’.

Sus acercamientos con corruptos no han sido de ahora. En 2010 se empezó a aliar con los Moreno Rojas, principales “protagonistas del carrusel de la contratación en Bogotá” según el portal web Kienyke. Esto para poder ganar la presidencia contra Juan Manuel Santos, campaña que terminó perdiendo, y que acabó con los hermanos Moreno en la cárcel… fue uno de los escándalos de corrupción más grandes de la izquierda en Colombia. Al final, habiendo quedado en la Alcaldía de Bogotá, hizo otro apoyo, esta vez con la reelección del expresidente Santos, por lo que sus simpatizantes apoyaron y le dieron la reelección a ‘Juanma’, mientras a Petro le salía favorable el fallo que le permitía escaparse de los 15 años de muerte política por lo de las basuras.

Recientemente Petro se ha aliado a personas que están en contra de otros políticos. Acá traigo a colación la conocida frase “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”. En el Atlántico, por allá en Soledad, Gustavo Petro intenta hacerse amigo de un excharista, se trata de Joao Herrera, del Cambio Radical, quien logró gracias a la compra de votos, hacer ganar al representante José Amar, según lo afirma La Silla Vacía. Esta alianza también sería para apoyar a su hijo, Nicolás Petro, para su actual campaña como postulado a la Gobernación del Atlántico.

En Valledupar, también apareció en una fotografía con dos corruptos. “El ex congresista condenado por corrupción Ricardo Chajin (…) y Lázaro Calderón, también ex congresista, condenado por peculado” según La Silla Vacía. Pero claro, Petro salió a decir que no sabía quiénes eran los de la foto, lo cierto es que uno de ellos ya le está haciendo campaña política en el Cesar.

Ahora, en los últimos días el apoyo está llegando desde el Partido Liberal. Pero claro, antes de esto ya Petro habría ido, en medio de su gira como rockstar, llenando plazas en todo el país, a otros lugares. En una de esas giras se acercó a algunos liberales en Risaralda, donde aseguró, según El Espectador “con ustedes ganaríamos en primera vuelta”. Esto porque aún no hay un candidato presidencial por su parte, por lo que Petro, Gaviria, Rodolfo y Char se la están guerreando a ver quién se queda con más rojos.

La política suele ser dinámica… ¿pero apoyar lo que siempre odió: la mermelada, la corrupción, la clase burguesa y oligarca del país? Cuídese, Petro. Que juega con los sentimientos de los verdaderos izquierdistas del país.

Y aquí vienen sus propuestas, las que “cambiarán a Colombia”
Una de sus principales propuestas es que quiere que la economía colombiana se fundamente en el agro, dejando de lado el carbón y el petróleo. Según Petro, “esto implica una transformación bajo la idea de una reforma agraria que no tiene por qué asustar, porque Japón ya nos enseñó cómo hacerlo pacíficamente. Hay que elevar los impuestos a la tierra que no produce”.

Él asegura “yo no he dicho cero petróleos en el 2022, dije una transición porque cesan las firmas de nuevos contratos de exploración. Significa que tendríamos 12 años para hacer la trasformación energética”. Pero, desde el Ministerio de Minas y Energía, dicen que “representaría un golpe muy fuerte para el bolsillo de los colombianos, porque el precio de las facturas de gas se podría incrementar en cinco o seis veces al tener que depender del gas importado”.

Otra propuesta polémica ha sido que quiere generar una reforma en el Banco de la República. Allí, modificaría la Junta Directiva del principal banco del país, argumentando que toda es por parte de miembros del Centro Democrático, y lo que buscaría es “un Banco de la República totalmente independiente”; Mauricio Santamaría asegura, según el diario El Tiempo, que “Imaginen a los gremios y los sindicatos decidiendo la política monetaria ¡seguro desastre!”.

Concluyendo, considero importante revisar bien los apoyos políticos que está recibiendo el líder del Pacto Histórico. Además, aunque solito se esté metiendo zancadilla, hay ciertos sectores políticos que lo quieren ver caer. Asegura María Jimena Duzán que le han intentado meter dineros a Petro para financiar su campaña por parte de extranjeros, pero que desde el Pacto Histórico no se permitió porque no eran “conocidos”. Esos mismos hombres que intentaron persuadirlos fueron los que estuvieron presentes cuando cogieron preso al hermano de Piedad Córdoba.

En fin, a Petro se le acaba la guachafita. Es el primer candidato en todas las encuestas de percepción para ser el próximo presidente, pero toca ver con cuántos favorcitos llega al poder. ¿Tienen miedo de la corrupción? No se les olvide que, de todas formas, jamás Colombia en toda su historia ha estado un solo periodo sin corrupción. Es como nuestra arepa de cada día, es como nuestro respirar diario. Hasta los más revolucionarios terminan untándose los dedos de mermelada, maquinarias y de lo mismo de siempre… ¿Quién será el que empiece a dar la orden desde agosto de este año?